Los dientes que más comúnmente se suelen romper son los incisivos centrales superiores, también llamados popularmente “paletas”, ya que son los más expuestos y a demás los que más se muestran a la hora de sonreír, de ahí la importancia de ir a un dentista de  urgencias en cuanto sucede la fractura para actuar cuanto antes.

Pasos a seguir cuando se fractura un diente

Lo primero que hay que saber es que el factor tiempo es muy importante cuando un diente se rompe, es decir, que cuanto más rápido se actúe el resultado será más efectivo para el paciente. En el primer momento, cuando sucede la rotura, es muy importante mantener la calma, ya que lo más probable es que la herida sangre y duela mucho.

Aunque la sangre es muy escandalosa, no tiene por qué ser algo grave. Hay que intentar recoger la pieza o los trozos fracturados y guardarlos. Si el paciente puede enjuagarse la boca con agua, mucho mejor. Dependiendo si la rotura es parcial o total estas son las recomendaciones:

  • Rotura parcial: debes limpiar el trozo del diente que se ha caído y colocar algo frío en la cara para evitar una gran inflamación. Puede que no haya sido una rotura, sino una fisura. En ese caso el diente puede estar astillado y, aunque el daño no se vea a simple vista, la pieza puede estar debilitada.
  • Rotura total: si el diente se ha desprendido de su alvéolo y su estructura queda intacta se trata de una avulsión dental. En ese caso se puede colocar de nuevo en la cavidad tratando de manipular la raíz. Para que vuelva a encajar el paciente puede morder una gasa. Otra opción es introducir el diente en un vaso de leche y taponar la herida para detener la hemorragia.

¿Cuál es el procedimiento para reconstruir un diente?

Salvar un diente roto depende de muchas cosas, pero en primer lugar y más importante es acudir al dentista de urgencia lo antes posible. No intentes emplear remedios caseros y trata de que un odontólogo examine el caso cuanto antes, ya que si se prolonga en el tiempo podría provocar una gran infección.

Tipos de fracturas dentales:

  • Fracturas leves.
  • Fracturas moderadas.
  • Fracturas severas.

Tipos de fracturas

Fracturas leves: Si el nervio no se ha visto afectado se empleará composite en la reconstrucción. Dependiendo de los casos, también se pueden emplear las carillas dentales de porcelana. Ambos materiales se adaptan perfectamente al color de tu diente natural.

Fracturas moderadas: Cuando la fractura es un poco más grave y ha afectado el nervio es necesario practicar una endodoncia (matar el nervio) y después colocar una corona para proteger la pieza dental.

Fracturas severas: Si hay un diente roto por debajo de la encía y afecta a la raíz hay que extraer lo que queda de la pieza y colocar un implante. Consiste en la colocación de un tornillo de titanio que hará de raíz del diente. Una vez que concluye el proceso de osteointegración en el hueso, se procede a colocar una corona sobre implante en la parte visible del diente.

Acude a tu clínica de confianza

La fractura de un diente puede pasarle a muchas personas, no solo a niños y jóvenes. Por ello es tan importante acudir de lo más rápido posible a un dentista de urgencia para que examine al paciente y decida qué tratamiento emplear dependiendo de la gravedad. En Gómez y Ortega estaremos encantados de atenderte.

 Otras entradas

Agenesia Dental: Causas, Diagnóstico y Tratamientos

Agenesia Dental: Causas, Diagnóstico y Tratamientos

Descubre todo sobre la agenesia dental, una condición congénita que impide el desarrollo de piezas dentales. Aprende sobre sus causas, métodos de diagnóstico y las mejores opciones de tratamiento, incluyendo ortodoncia, implantes dentales y prótesis. Si sospechas que puedes tener agenesia dental, ¡consulta con nuestros especialistas!

¿Qué es la Necrosis Dental?

¿Qué es la Necrosis Dental?

La necrosis pulpar o dental, es la muerte del nervio del diente. Esto ocurre como consecuencia de la aparición de una inflamación, la cual comienza en la zona coronal del tejido pulpar, y que seguirá extendiendo hasta la pulpa radicular.

Dientes conoides

Dientes conoides

Tal y como su propio nombre indica, los dientes cónicos o conoides son aquellos en forma de cono, más estrechos, que generalmente son demasiado pequeños con respecto a los demás de una misma arcada. En la mayoría de los casos es una alteración hereditaria que suele afectar a los incisivos laterales superiores.